¿Qué es la moda circular y por qué es interesante que practiquemos esta tendencia?

Fuente: Cosmopolitan por Silvia Lorante

Antes del confinamiento, confiesa: ¿cuánta ropa estrenabas al mes? Es a lo que nos hemos acostumbrado: a saber cuáles son las tendencias y hacernos con ellas (y, cuanto más asequibles, mejor). Y esta forma de consumo no ha sido cuestionada, la hemos adoptado y seguido por inercia, hasta hace unos años, cuando se estudió sobre el impacto que la industria de la moda generaba y se comenzaron a desarrollar nuevas fórmulas para reducirlo.

En 2014, surgió el concepto de ‘moda circular’. Anna Bismar, de Green Strategy, lo define como “las prendas, zapatos y accesorios que están diseñados y producidos con la intención de ser usados de manera responsable tanto tiempo como sea posible, y que estos puedan ser devueltos a la biosfera con el menor impacto”.

Según Common Objective, a día de hoy existen más de 90 marcas (algunas muy conocidas, como Nike, Adidas, Lacoste, H&M…), concienciadas con la ‘Global Fashion Agenda’ de 2020, relacionada con el compromiso del sistema de moda circular.

Y nosotras, como consumidoras, aparte de comprar menos, podemos seguir unas pautas que son más fáciles de lo que parecen, con el objetivo de contribuir a la causa.

CÓMO CONTRIBUIR A LA MODA CIRCULAR

En primer lugar, hemos de tener claras las tres R: ‘reducir, reusar y reciclar’. La primera (reducir) se refiere al consumo responsable. Actualmente, la mayoría de productos de moda están fabricados por nuevos tejidos, que se venden, se usan, se tiran y se incineran. Esto, genera un gran impacto en el medioambiente y mucho gasto innecesario. Para que te hagas a la idea, por cada kilo de algodón se gastan 13.000 litros de agua. Comprar menos (no necesitas tanto) y mejor (marcas sostenibles) ayudará a que se produzca menos y se genere menor contaminación.

La segunda R (reusar) nos anima a ser más creativas con nuestro armario.

En España, Upcyclick es una empresa dedicada a dar una segunda vida a las prendas mediante la customización. Mariola Marcet, la fundadora, sostiene que la moda y la sostenibilidad no se entienden la una sin la otra. “La tecnología nos sirve de medio para conectar personas, ‘Fashion Lovers’ y ‘Fashion Makers’, y generar comunidades que faciliten la customización o ‘upcycling’, promoviendo el consumo colaborativo de proximidad y responsable con el medioambiente”.

La mayoría de prendas que se fabrican hoy en día acaban en la basura, por su mala calidad, pero también porque se ha devaluado su valor. “Cuesta tan poco dinero comprar una prenda nueva que, si nos cansamos o tiene un pequeño desperfecto, nos deshacemos de ella y compramos otra. Son de usar y tirar. No les damos una segunda oportunidad. No la intercambiamos, donamos o ni siquiera la llevamos a reciclar” cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *